MILANO

BOCCONI UNIVERSITY

Proyecto Completo

CASSINO (FR)

FIAT PAINT

Proyecto Completo

BEIJING

SIEEB ECOLOGICAL AND ENERGY EFFICIENT BUILDING

Proyecto Completo

Suelos Elevados

Los suelos elevados, también llamados suelos flotantes, son sistemas de pavimentación concebidos para responder a las distintas exigencias logísticas requeridas por los ambientes de trabajo en los que se concentra un gran número de instalaciones.

Dichos sistemas "flotantes" prevén la utilización de una superficie de tránsito levantada de la base del piso: ésta deja un plenum que permite el paso de cableados y conexiones de todo tipo (eléctricas, telefónicas, informáticas, suministro, expulsión de fluidos, etc...) y puede dimensionarse según las exigencias.

Los pavimentos flotantes son especialmente funcionales, puesto que facilitan las operaciones de mantenimiento y la modificación de cableados y conexiones a lo largo del tiempo (en cuanto el sistema puede desmontarse en seco), sin necesidad de variar las obras de albañilería y reduciendo, pues, los tiempos y los costes de las intervenciones.
En la construcción de edificios, sobre todo los destinados a oficinas, el desarrollo tecnológico de las herramientas de trabajo, así como de las redes de transmisión de datos, hace que, con aún mayor frecuencia, sean necesarios nuevos cableados, cuya instalación se ve sumamente simplificada por la flexibilidad que ofrecen los pavimentos elevados.

Dichos pavimentos permiten controlar el estado y los recorridos de las instalaciones de suministro, extracción y canalización para el tratamiento del aire, garantizando intervenciones rápidas y la posibilidad de un mantenimiento adecuado.

Las principales ventajas de los pavimentos flotantes, respecto a los pavimentos tradicionales, son:

- libertad para reorganizar los ambientes a lo largo del tiempo en función de las nuevas exigencias de espacio; introducción de nuevos puestos de trabajo o modificación de los ya existentes;
- posibilidad de intervenir en cada panel para las operaciones de mantenimiento y modificación de las instalaciones, sin interferir con los paneles adyacentes;
- montaje y desmontaje de los distintos componentes en seco, sin empleo de adhesivos;
- eliminación de los problemas de "pop out" por incompatibilidad entre la base y el pavimento tradicional;
- posibilidad de reutilizar los componentes en ambientes completamente distintos de los originarios;
- separación térmica entre la base y la superficie de tránsito y mejora, pues, de las condiciones de bienestar de los ambientes;
- máxima libertad creativa para el proyectista que, en fase de diseño, deja de estar vinculado a la colocación de las distintas instalaciones;
- desde el punto de vista económico, el poder considerar los pavimentos flotantes como paredes móviles, permite beneficiarse de mayores amortizaciones y reducciones de la presión fiscal.